Pájaros de Villa, La Oropéndola.

 

La oropéndola llega procedente de África en

abril y se marcha en septiembre.

Curiosamente su plumaje amarillo vivo, es un camuflaje eficaz en el follaje de los grandes álamos.

Podemos oírla en cualquiera de nuestros bosques y en sus cantos destaca un silbido aflautado muy armonioso.

Para alimentarse visita a menudo nuestros antiguos huertos de frutales.

Construyen un nido colgante aprovechando la horquilla de la rama de un árbol.

A finales de verano se reúnen en el Forestal para regresar todas juntas a África.

 

Paco Luque

(Socio de la SEO)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.